Damivago Nº 1236: Explicación