Damivago Nº 2278: El Debate que falta…