Damivago Nº 50: Orar es la solución